Laclede County Record logo and header

De regreso a clases: Cómo los padres pueden ayudar a los niños alérgicos y asmáticos

Posted

(BPT) - Las semanas previas al comienzo del curso son de mucho ajetreo para las familias, que dedican gran cantidad de tiempo a compras útiles escolares y prepararse para el cambio de rutinas. Antes del comienzo de las clases es el momento ideal para hacer una revisión de las necesidades de su hijo con respecto a combatir las alergias y el asma. Tenga en cuenta que sus necesidades pueden cambiar en la medida que tiene más edad y pasa de un entorno a otro. Si su hijo padece de alergias o asma, usted puede tomar medidas proactivas para ayudarlo a tener la mejor experiencia posible este año escolar.

“Cada vez que su hijo comience un nuevo curso escolar, es buena idea revisar su plan de tratamiento de alergias o asma con un alergólogo certificado”, aconseja Mark Corbett, M.D., presidente del American College of Allergy, Asthma and Inmunology (Colegio de Alergia, Asma e Inmunología de los Estados Unidos, ACAAI). “Puede aprovechar al máximo el nuevo año escolar para analizar las necesidades de salud de su hijo, y explorar formas de mejorar su entorno para ayudarlo a sentirse lo mejor posible, tanto en casa como en la escuela”.

A continuación, algunos consejos de ACAAI para que su hijo tenga un comienzo saludable del curso escolar.

Consulte a un alergólogo

Si sospecha que su hijo tiene alergias o asma, coordine una cita con un alergólogo. Los alergólogos certificados están capacitados para ayudarlo a controlar las alergias y el asma de su hijo, a fin de que pueda disfrutar la vida que desea. El especialista creará un plan de acción para su hijo determinando sus desencadenantes, y ayudándole a comprender la causa de los síntomas. Varios estudios muestran que los niños asmáticos atendidos por un alergólogo tienen una reducción del 77% en los días de ausencias por enfermedad.

Incluso si su hijo ha visto a un alergólogo antes, es mejor actualizar al especialista con los síntomas actuales de su hijo y revisar los medicamentos indicados. Los síntomas de alergia y asma pueden cambiar a medida que su hijo madura, y el crecimiento del mismo también puede afectar sus medicamentos y dosis. Programe una cita antes de que comience el año escolar, o tan pronto como pueda.

Para buscar a un alergólogo en su localidad, visite el sitio web ACAAI.org/find-an-allergist.

Tener comunicación con la escuela

Es buena idea hablar con el personal del aula, administradores y enfermera o enfermero escolar, especialmente si su hijo está comenzando las clases en un nuevo centro docente, pero incluso hasta en el inicio de cada nuevo grado. Infórmeles sobre el plan actual de tratamiento de alergias o asma de su hijo, y qué alérgenos podrían afectarlo. Los maestros necesitan estar informados acerca de las alergias graves a las cuales es sensible, como polen, moho, caspa de animales (en el caso de haber una mascota en el aula) y determinados alimentos. Si su hijo padece de alergias a los alimentos, cree un plan viable para elaborar el almuerzo en casa, y sustituya los refrigerios escolares según sea necesario.

Los alérgenos pueden esconderse en cualquier lugar del aula, contenidos en sustancias que pueden estar presentes en la misma, como el moho o el polen que flota desde una ventana abierta, al aire libre en el terreno de juego, o hasta en la ropa y las mochilas de los compañeros de clase. Esté al tanto de los cambios que experimenta su hijo después del comienzo del curso, para determinar si algo en la escuela pudiera estar influyendo en sus síntomas.

Hable con los administradores escolares sobre las medidas que podrían tomar. En dependencia de lo que le provoque alergias a su hijo, hay cambios factibles como mantener las ventanas cerradas en los días con alto contenido de polen, limitar las alfombras en las aulas, arreglar grifos y tuberías con filtraciones para eliminar el moho, e instalar filtros de aire altamente eficientes, podrían marcar la diferencia. Hágales saber que si hay moho en la escuela, el mismo puede tener un efecto adverso en los niños con alergias y asma.

Sea proactivo con respecto a los virus

Para un niño asmático, contraer cualquier virus respiratorio puede agravar sus síntomas. Antes de que su hijo regrese a la escuela, es importante recordarle que siga prácticas saludables como lavarse las manos con frecuencia. Mantenga a su hijo en casa si está enfermo, y asegúrese de que todos los miembros de la familia estén al día con las vacunas, incluidas aquellas contra la gripe y el COVID-19. Si el índice de contagio por COVID-19 en su zona de residencia es alto, considere la posibilidad de que su hijo continúe usando una máscara protectora.

No se olvide de limpiar la casa

Cuando se aproximen los meses más fríos, es crucial hacer una limpieza completa de la casa, e intensificar cualquier medida de mitigación de alergias que pueda haber pasado por alto durante el verano. Desempolve y limpie con aspiradora las habitaciones de uso frecuente, especialmente el dormitorio de su hijo, y luego lave la ropa de cama a la temperatura más alta posible. Además, asegúrese de reemplazar el filtro de la unidad de aire acondicionado y calefacción de su hogar. Finalmente, incorporar estas tareas regulares a su calendario también puede ser un recordatorio útil.

Para tener acceso a más información y recursos útiles, visite ACAAI.org.